EXÉGESIS DE LOS VALORES DESDE UNA COSMOVISIÓN TRANSCOMPLEJA EN LA ATMÓSFERA EDUCATIVA

                                                           Dr. Marco José  Roa Méndez

Haciendo un estudio ontológico, se vislumbra al hombre en esa necesidad de formarse desde que nace hasta que muere, conllevándole a enfrentarse a una diversidad de realidades que le permiten ir en un horizonte para realizar la escultura de su conducta con base a normas y principios presentes en la sociedad, mediante el desarrollo de capacidades en la construcción de principios éticos y morales para el adecuado desarrollo de la personalidad. Por lo cual, la Educación, se convierte en el principal proceso para el alcance de ciudadanos bajo una cultura ciudadana ejemplar e idónea, estableciéndose así desde los compendios axiológicos la afirmación de identidades que fortalezcan los principios de corresponsabilidad moral y cívica del individuo.

En este sentido, una sapiencia en valores busca promover cambios significativos que conduzcan a la formación de un ser humano capaz de desenvolverse en una sociedad pluralista en la que pueda de una manera crítica, practicar como norma de vida un esbozo del ser basado en el camino de libertad, tolerancia, solidaridad, honestidad y justicia. Situación que significa que el individuo desde cualquier atmósfera dentro de las dimensiones que lo hacen verdaderamente humano, le permita actuar de manera, que axiológicamente responda a las exigencias que emergen en el mundo transcomplejo en el cual está inmerso y hace vida.

Desde esta perspectiva a nivel singular, Camps (2003: 65), define el valor como:

“Todo aquello que favorece la plena realización de nosotros como persona”

Por ello, desde la escuela requiere enfocarse a ser el complemento del hogar en la formación de principios éticos y morales en los ciudadanos, para la construcción de un hombre con valores que den respuestas a la sociedad. Por ende, los seres humanos internalizan de tal manera las normas, que no es necesario hacer presión exógena, para seguir pautas captadas por la vía de la tradición, las costumbres o convencionalismo o simplemente por la experiencia diaria dentro del contexto donde se está inmerso.

A tal efecto, la educación se concede a aquellos que pueden ser liberados y encaminados a un modo de vida que supone responsabilidad, justicia, tolerancia, solidaridad, otros; porque, sólo la persona humana puede ser educada, y en la medida en que se ha conquistado a sí misma, para ser capaz de servir a los valores desinteresadamente. Dentro de este marco, para Obín (2004: 9) en el campo de la ética y la moral los valores: “Son cualidades que se pueden encontrar en el mundo que nos rodea”. Es decir, que aunque son complejos y de varias clases, todos los valores coinciden en que tienen como fin último, mejorar la calidad de vida de las personas. Debido a que se consideran importantes, y sin duda alguna éstos les dan sentido y mérito a los demás; porque de poco sirve tener muy buena salud, ser muy creyente o muy inteligente o vivir rodeado de comodidades y objetos bellos si no se es justo, bueno, tolerante u honesto. Cortina (2006) expresa:

Los valores son el componente principal para mantener buenas y armoniosas relaciones sociales. Son hechos sociales que se producen en el entorno. Existe una intercomunicación entre cada uno de los valores. Son complejas y a veces existen discrepancias. Estos principios son fundamentales en las relaciones humanas entre los individuos, organizaciones y entre los países. La buena práctica de los valores cultiva las actuaciones positivas de las personas, importantes si lo aplicamos desde la niñez. (p. s/n)

.Al respecto, es pertinente la incorporación de los valores en el diseño  curricular de cualquier Sistema Educativo en el Mundo, debido a la crisis  moral que caracteriza la época actual universal que no sólo se presenta en la actitud de los ciudadanos en la socialización humana. En este sentido, una educación en valores debe  promover  cambios  significativos  que  conduzcan a la formación del Hombre. En esta perspectiva, a continuación, se muestran las dimensiones, alcances e indicadores de la transversabilidad valores que deben desarrollarse en el Individuo dentro del proceso curricular educativo, de acuerdo a lo planteado por Garin (2005) y que bien se adaptan a cualquier contexto para facilitar su aplicación en la sociedad sin fronteras

 

Respeto por la vida: Aprecia la autoestima y la seguridad como condiciones inherentes a la naturaleza humana. Se acepte y se respete a si mismo para aceptar y respetar a los demás. Sea sensible ante losproblemas sociales y económicos que afectan la calidad de vida de los seres humanos. Libertad: Sea autónomo en la actuación. Emite juicios críticos. Demuestra ser autentico como persona. Manifiesta seguridad al formular opiniones. Solidaridad: Sea sensible ante el dolor ajeno y problemas de la sociedad. Colabora en las tareas propias de su entorno y de su hogar. Convivencia: Respeta las normas, sociales, las leyes y las ideas ajenas. Expresa la capacidad para el dialogo en la solución de conflictos. Respeta a los mayores y minusválidos. Manifiesta sentimientos de amor hacia la naturaleza y los seres humanos. Honestidad: Valora la honradez como norma de vida. Manifiesta coherencia entre lo que dice y lo que hace. Sea sincero consigo mismo. Sea responsable ante los compromisos en la escuela, en la familia, en la sociedad. Identidad Nacional: Valore las tradiciones y costumbres de su sociedad, desu región y de su país. Reconozca la importancia de los personajes históricos que han contribuido al crecimiento y fortalecimiento de nuestra identidad. Reconozca la importancia de las personas que contribuyan al desarrollo de Venezuela y a su proyección en el exterior. Perseverancia: Demuestre constancia para lograr el éxito en la actividad emprendida. Demuestre capacidad para superardificultades. Valore la perseverancia de nuestros libertadores para lograr la emancipación. (p.s/n)

Con relación a lo presentado, se expresa que la educación moral, por su naturaleza, unifica, cualifica y recapitula toda la educación. Por tanto, no puede involucrar solamente a los elementos del entendimiento o ejercicio el juicio, conocimiento critico de normas y conducta, ni tampoco sólo a los elementos efectivos, de capacidad de sentir, de amar y querer el bien, además que los valores se practican para formar. Por esta razón, la educación conlleva a considerar a las culturas y valores como parte fundamental de las experiencias de la escuela desde cualquier espacio geográfico del mundo. Siendo esto la propiciadora de conocimientos, integridad y que garantice un ciudadano acto para la vida y conocedor de su medio.

Sin embargo, la sociedad viene enfrentado una aparición de valores negativos que se sienten dentro de los diversos espacios, lo cual se ha convertido en un problema neurálgico de las familias y de la escuela en el contexto nacional e internacional. Situación que ha conducido a plantear políticas públicas en materia educativa que permitan afianzar un lazo firme para la formación axiológica del ser, vislumbrando que una educación en valores permite poco a poco a que el mismo fortalezca su personalidad y espíritu. Razón que permite proyectar que de los valores depende que se lleve una vida grata, alegre, en armonía consigo mismo y con los demás, unavida que valga la pena ser vivida y en la que se pueda desarrollar como personas integras y de bien.

Finalmente, se enuncia como conclusión que el ser humano de hoy ha venido olvidando la importancia de los valores dejando de lado sus principios, la sensibilidad hacia el valor real de las cosas y a su vez querer todo aquello que sea honesto, justo, noble y valioso. No obstante, se determina que los valores establecen que una acción es buena o mala, la primera formadora de valores, porque cada familia hace que sus hijos aprendan a valorar todo aquello que favorece la plena realización del individuo como persona y puedan emprender acciones con principios y les llevan a enfrentar el mundo y dar soluciones a los problemas que le presente su vida. Por tanto, el individuo con relación a otros semejantes frente a la sociedad, adopta las normas establecidas, incorporando aspectos necesarios para construir una forma de ser y vivir realmente deseada. Por ello, se requiere formar ciudadanos con principios y valores que le lleven a enfrentar las complejidades del mundo y buscar soluciones acertadas a los problemas emergentes en esa realidad que está en constante movimiento.

REFERENCIAS

Camps, V. (2003). Los valores de la Educación. Anaya. Madrid.

 Cortina (2006). Valores Morales y Comportamiento Social. Universidad de Valencia.España.

 Domínguez, R (2009). La Sociedad del Conocimiento y los Nuevos Retos Educativos. Universidad de                         Granada.              Publicación      en      Línea.     Tomado      de: http://www.ugr.es/~sevimeco/revistaeticanet/numero8/Articulos/Fo rmato/articulo9.pdf. Consulta: Abril, 2016.

 Garín, J (2005). Estrategias para la Elaboración de Proyectos Educativos. Bogota- Colombia. Editorial Síntesis.

 Obín (2004). Ejerciendo la Ética en la Escuela. Caracas, Venezuela.