Por: Martha Lucia Reyes Gómez

La educación tiene como herramienta fundamental la enseñanza, de donde debe tomar sus filosofías para emprender el rumbo hacia una experiencia cargada de posibilidades y pautas que le permitan al estudiante vivir plenamente en sociedad.

La labor del docente es más profunda que la de formar únicamente habilidades académicas en sus estudiantes, en muchas ocasiones son ellos los orientadores en la construcción y proyección de sus sueños, metas, principios y valores. Esto conjugado con las vías de integración de estudiantes con discapacidad, lleva a la búsqueda de herramientas pedagógicas que favorezcan un proceso de enseñanza en el que se contemplen sus necesidades específicas.

En función a esto, la investigación desarrollada  por  Reyes(2020)  tiene como fin reflexionar sobre la importancia del Arte como estrategia de aprendizaje para estudiantes en condición de discapacidad en las instituciones educativas Santander Colombia.

Entendiendo el arte como un medio de expresión universal, un recurso didáctico que posee gran cantidad de usos hoy día y permite caracterizarlo como una opción única en el empleo de sus distintos beneficios para el hombre. Si bien es cierto que, a través del arte pueden lograr sensaciones y sentimientos asociados al comportamiento o a la conducta de un individuo, no es difícil imaginar que, estimula gran parte del cerebro con el fin de amplificar ciertas destrezas relacionadas con el aprendizaje y la inteligencia, abarca las áreas cognitiva, social, emocional, afectiva, motora, del lenguaje, así como la capacidad de lectura y escritura.

En este propósito, es donde el arte, pasa a ejercer un rol fundamental en el aprendizaje, adquisición de nuevos contenidos, y el fortalecimiento de otros previos durante el proceso educativo. Debido a que, se ha comprobado mediante estudios e investigaciones, que su incidencia significativa y positiva permite estados máximos de relajación y concentración

Por esta razón, actualmente se hace necesario emplear el arte en las actividades escolásticas con el propósito de incentivar, estimular, fortalecer y en muchos casos desarrollar las capacidades cognitivas de los educandos.

Enmarcada en el ámbito documental bibliográfico a nivel explicativa. La mencionada investigación procura favorecer un espacio de reflexión sobre el arte como estrategia de aprendizaje para los estudiantes condición de discapacidades, debido al valor formativo que posee la misma, y de los efectos benéficos que ésta ejerce sobre el individuo por ser especial en la acción pedagógica.

 De acuerdo a los resultados obtenidos en el proceso investigativo se concluye que  los fines educativos son una expresión de los valores que tiene la sociedad o grupo social que los promueve, pues, así como no hay valor o tarea humana que carezca de estas, y no hay metas sin proyectos, la acción educativa cuya función es la de colaborar en la formación del hombre y de su sociedad.

Es indiscutible que el trabajo docente tiene como foco central el aprendizaje de los estudiantes, puesto que sin ser el único agente educativo presente y en interacción permanente con el estudiante, sí es el único que puede reunir en una sola las condiciones, espacios temporales, la fundamentación pedagógica y disciplinar, las posibilidades mediáticas y, por supuesto, lo que resulta más importante, la intención pedagógica de propiciar en una espiral formativa los aprendizajes discentes.

La educación artística ha de permitir que el estudiante pueda expresarse artísticamente, es decir, descubrir, sentir, hablar.  A través del arte un sistema escolar ha de fomentar un tipo de enseñanza en la que los métodos utilizados favorezcan el desarrollo de la creatividad esto demuestra la factibilidad de la propuesta. Puesto que, El desarrollo de las habilidades artísticas implica la utilización de técnicas creativas en la clase: trabajar en un clima armónico de libertad donde se respeten las preguntas de manera grupal e individual, se diseñen y planifiquen actividades, se valore la originalidad, se potencie la práctica y la experimentación del y sus procesos, se desarrollen habilidades, se creen esquemas propios de trabajo, se fomente el diálogo y el intercambio de opiniones.

En este sentido, es pertinente resaltar el arte ha sido y es un medio de expresión y comunicación, emocionales y de motivación que se utiliza como estrategia didáctica para para facilitar el establecimiento y la permanencia de las relaciones humanas, contribuyendo a la adaptación del individuo a su medio. Por otra parte, es un estímulo que enriquece el proceso sensorial, cognitivo (pensamiento, lenguaje, aprendizaje y memoria) y también enriquece los procesos motores, además de fomentar la creatividad y la disposición al cambio.

Las expresiones como arte y ciencia poseen elementos y herramientas  que permiten formar y forjar el carácter y personalidad en los estudiantes, el conocimiento del arte, trae consigo beneficios como: comunicación, expresión, mejorar aprendizaje, desarrollo de la creatividad, relaciones interpersonales, y es aquí donde aprender, escuchar o disfrutar de la misma, ayuda a  crear una canción, dibujo, permite a niños y adolescentes con diferente tipo de dificultades y personalidades expresar las vivencias de su mundo interno, representando sentimientos, sensaciones y emociones que muchas veces no logran ser canalizados por el sendero de la palabra hablada. Así el arte es una experiencia que atraviesa al niño en desarrollo en todas sus dimensiones, ofreciendo beneficios en el abordaje de aspectos vinculares, comunicacionales, emocionales, conductuales, expresivos y relacionales.

En este sentido, es importante que el docente, padres o representantes como mediadores del aprendizaje empleen con frecuencia el arte; puesto que, el mismo permite en los estudiantes una mayor concentración en lo que están haciendo, aportan un ambiente positivo y relajado en el ámbito educativo, a la vez que favorecen la integración sensorial necesaria y promueven las diferentes interacciones. Aunado a esto, las actividades artísticas sirven para disminuir el ruido exterior, imprimir entusiasmo, reducir el stress, mejorar el aprendizaje de la lectura y escritura, favorecer los procesos matemáticos, aumentar la creatividad, favorecer las habilidades sociales, así como el desarrollo motor.

Evidentemente que la actitud del profesor influye decisivamente en la motivación de los estudiantes y sus intereses por el arte. Si el mismo, presenta variedad de expresiones fundamentadas en el arte con evidente entusiasmo, conseguirá transmitir dicho entusiasmo en estos y con él, un progresivo acercamiento al mundo de la misma. Por ende, la receptividad del arte se obtiene aprendiendo a escuchar, no se trata de que el educando aprenda a dejarse llevar por la expresividad o la belleza del arte, sino de que participe de forma consciente y activa. Es importante que Docentes, padres y representantes tengan en cuenta el arte como parte importante de la experiencia humana, lo cual, ha generado diferentes aplicaciones que la perfilan como mediadora del aprendizaje.

Referencias

Reyes Gómez, Martha Lucia  (2020). EL ARTE COMO ESTRATEGIA DE APRENDIZAJE PARA ESTUDIANTES EN CONDICIÓN DE DISCAPACIDAD.