La propuesta pedagógico-tecnológica basada en el dictado de un curso de modalidad prácticamente presencial y en la cual se aprovechan diversos soportes tecnológicos que permiten extender la acción docente dentro de la propuesta de formación, más allá de los medios tradicionales de la propia clase (Barberá, 2004)

Se genera la interacción docente – estudiante e interacción estudiante – docente – comunidad o institución en un contexto donde se desarrollan las experiencias de formación y se consolidan las actitudes, habilidades, destrezas, conocimientos y saberes.

Así el uso de la tecnología digital extiende las posibilidades de la clase en términos de, por ejemplo: Búsqueda de recursos. Interacción con el profesor y pares. Preparación de los exámenes, etc.  Convirtiéndose en una alternativa en la práctica pedagógica dentro de un gran abanico de posibilidades en las modalidades que posibilita la utilización de distintos medios ya sean sincrónicos o asincrónicos (Martin, 2009)

Esta propuesta implica una reflexión profunda en términos didácticos, tecnológicos y pedagógicos, sobre todo porque la integración nos interpela sobre cómo debemos armonizar y complementar de forma racional las distintas metodologías, técnicas, recursos, materiales, etc. que presentaremos como formato del curso.

La semipresencialidad permite una adecuada retroinformación entre docente-estudiante y entre estudiantes fomentando el trabajo colaborativo, lo cual refuerza las capacidades de enfrentar, comprender y asimilar las situaciones reales, con la posibilidad de elaborar respuestas adecuadas en diversas situaciones y la posterior toma de decisiones, individuales o grupales para resolver situaciones específicas.

Se trata de incorporar las prácticas presenciales y sincrónicas (docente-contenidos-textos) que combina las metodologías presencial y a distancia. Implica una reflexión profunda acerca de la mejor estrategia para enseñar cada contenido en cada momento. Requiere el diseño de materiales, una adecuada comunicación entre profesores y estudiantes y pretende fomentar el trabajo colaborativo.

Implica la interacción docente – estudiante e interacción estudiante – docente, con independencia de presencias físicas, pero mediante el uso pertinente de las tecnologías de información y comunicación (tanto en su vía sincrónica como asincrónica).

Definida como una modalidad educativa sustentada en ambientes de aprendizaje que trascienden espacio y tiempo, que utiliza las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), y responde a una política institucional.

Los procesos educativos en línea se  generan  a partir de las interacciones en espacios mediados por tecnología  y la aplicación de un nuevo marco pedagógico, donde no son un sustituto de la educación presencial, sino que se presentan con una fuerza y características propias. Se rompe la dicotomía de educación presencial vs educación a distancia. García Aretio menciona en su último libro la idea de transición de una educación “a distancia” a una “educación sin distancia”.

El Aprendizaje entre Pares en la Educacion en línea, es una propuesta educativa que se diseña y pone en juego experiencias que propician la construcción social de conocimientos mediada por redes electrónicas, y para ello se precisa de distintas estrategias didácticas que orienten estas interacciones. Implica un diseño didáctico que permite  generar un aprendizaje consolidado por los aportes de los estudiantes  orientadas por un docente mediador del proceso. Es una visión integradora y transformadora de la educación,  contextualizada en esta actualidad.